ALCATRAZ ATLÁNTICO (MORUS BASSANUS)

Si en la entrada sobre Bass Rock hablábamos de una de las mayores colonias de alcatraces del mundo... 




...en esta, vamos a aprovechar para profundizar un poco más en este ave, el Alcatraz Atlántico (Morus Bassanus).





Se trata de un ave de gran envergadura, que puede llegar a alcanzar los 180 cm. 





Surca los cielos sobre el mar de forma elegante, con aleteos rápidos y profundos a los que siguen cortos planeos.





Su plumaje, en la etapa adulta, es blanco, con los picos de las alas negros y la cabeza de un tono amarillento. La verdad es que es de una belleza espectacular.





Cuando son más jóvenes el blanco no aparece tanto, predominando los colores oscuros. 









Pero fijémonos más detenidamente es su cabeza, como hemos dicho las plumas tienen un bonito color amarillento, su pico es gris, largo y fuerte, perfilado por líneas negras, color que rodea también los ojos, unos preciosos ojos redondos, cuyo borde es de color azul.





Los alcatraces son aves marinas, que anidan sobre todo en las costas del Atlántico norte, por ejemplo en las Islas Británicas, Islandia, Irlanda, Francia o Noruega.






Forman colonias de miles de individuos en islotes con acantilados rocosos, colocando sus nidos sobre repisas o en las zonas superiores, en las que hay menos pendiente.










Siempre vuelven a la misma colonia y usan el mismo nido.









La concentración de nidos puede llegar a ser tan abundante que acaba provocando tensiones.









Sólo realizan una puesta al año y de un sólo huevo, al que incuban ambos sexos durante 44 días. 







Los pollos son alimentados por los padres durante alrededor de 3 meses y entonces abandonan el nido.





A los cinco o seis años están listos para reproducirse.






Son grandes migradores, a partir de mediados de agosto, tras la época de cría, se dirigen al sur, hasta las costas atlánticas africanas, llegando hasta el Golfo de Guinea, unos pocos se quedan en la mitad occidental del Mediterráneo.





En sus pasos migratorios pueden verse an las costas españolas.

Si hay un espectáculo que hay que vivir alguna vez, es el de verlos zambullirse en el agua para pescar, llegan a subir 30 metros para conseguir más energía, deben entrar en el agua perfectamente alineados o morirían, ya que la velocidad a la que se sumergen en el agua puede llegar a los 100 kms por hora.







Las alas deben estar cerradas y las patas escondidas en el momento del impacto con el agua.




Una membrana recubre sus ojos, digamos que sí, que llevan gafas de buceo.

Su pico juega un papel muy importante, un pico fuerte y con los agujeros de la nariz internos.







¿Cómo puede su craneo soportar el impacto con el agua? Pues con la ayuda de unas burbujas que hay en su interior, con las que se amortigua el golpe.

Dentro del agua aplanan sus alas y bucean hasta los 18 metros, atrapando peces con su pico aserrado.

En definitiva, un cuerpo diseñado para soportar un impacto a gran velocidad mejor que un vehículo moderno.







Esperamos que esta entrada os haya acercado un poco a estas espectaculares aves, podríamos estar hablando sobre ellos mucho más tiempo, pero lo mejor es que, si tenéis oportunidad, os acerquéis a algún lugar en el que puedan ser observados y disfrutéis de su belleza, tanto en tierra, como sobre el mar, o a cielo abierto.






Si queréis ver más fotografías nuestras. visitad nuestra web chixvic.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

BEBEDERO DE REFLEJOS. HIDE LAS ZORRERAS (I)

BEBEDERO DE REFLEJOS. HIDE LAS ZORRERAS ( Y II)

ARAO COMÚN (URIA AALGE)