BEBEDERO DE REFLEJOS. HIDE LAS ZORRERAS ( Y II)

UNA REALIDAD

Nuestro bebedero, construido como os explicábamos en la anterior entrada, ya es una realidad.

Hay que tener paciencia, no penséis que simplemente al poner el agua se os llenará de pájaros, puede ser un proceso más lento.

A que acudan las especies ayuda el colocar aportes de comida variada, como cacahuetes, pipas, mijo, negrillo, nabonabina, cáñamo, etc. Y alguna golosina como magdalenas o sobaos (veréis como les encanta).

Y, empieza la acción, los primeros en llegar suelen ser los descarados carboneros y herrerillos, …



… para, poco a poco, ir apareciendo muchas más, cada una con su personalidad y su carácter. Ellas mismas os irán enseñando lo que necesitan para estar tranquilas en el bebedero y que podáis hacerles fotos, que tipo de comida les gusta más, que posaderos prefieren, donde se refugian, etc.

Por ejemplo, la tarabilla prefiere posaderos altos, las currucas entran por ramas colocadas desde el suelo, las cogujadas suben la rampa y los carboneros y herrerillos, bueno, a esos les da igual de todo, te pasarán por encima de la cabeza mientras pones algo de comida.











Además de aves, al bebedero acabarán acudiendo otros animales, algunos lo tomarán como hogar permanente, como esta rana, a la que tuvimos que sacar para limpiar el bebedero en verano, dejándola a salvo en un pozo, pero que volvió por sus propios medios en cuanto el bebedero estuvo otra vez lleno, dejándonos con la boca abierta.


Con el tiempo los vas conociendo y descubres lo fascinante que pueden ser las vidas de estos pequeños, las luchas de poder que se producen, hasta ahora hemos tenido épocas de reinado de las tarabillas, seguidos por dictaduras de las lavanderas, o golpes de estado de los petirrojos.


Vives situaciones cómicas, como verlos guardar cola para comer o beber, o enfados bajo la lluvia.


Les coges tanto cariño que acabas poniéndoles apodos, los compadres, la loca, el melón, el sheriff…



Fotográficamente, un bebedero de reflejos ofrece infinitas posibilidades, puedes hacer fotografías de posados, primeros planos, reflejos, etc. Nada mejor que los días nublados para aprovechar. Cuando las especies van tomando confianza os dejarán poner algún flash para complementar la luz natural, algunas cogen demasiada confianza...


Y si queréis dar un paso más, es un lugar ideal para la fotografía de alta velocidad, nosotros usamos una barrera de infrarrojos conectada a la cámara, para ello construimos dos troneras en la pared que permiten pasar el cable que conecta ambas.


Pero si de algo te das cuenta al final, es que has construido algo que tiene un beneficio muy grande para las especies, un lugar al que acuden a beber y bañarse, en el que se sienten seguras y que les ayuda a pasar los crudos inviernos y los calurosos veranos, eso sí que os dará satisfacciones más grandes que cualquier fotografía, por buena que sea, haber devuelto a la naturaleza algo de lo que ella nos da.

Y a veces obtienes recompensas que sobrepasan lo esperado, como este busardo ratonero, asiduo visitante durante ciertas épocas del año, cuando lo ves aparecer te das cuenta de que has hecho un buen trabajo, has conseguido que un ave muy recelosa, que si te ve a cientos de metros huye, esté tranquilo, a 5 ó 6 metros de ti.





En fin, esta es la historia de la construcción de nuestro bebedero de reflejos, ahora empieza una nueva etapa, con nuevos proyectos, búsqueda de nuevos fondos, fotografía de alta velocidad de reflejos y todo lo que se nos vaya ocurriendo. Y, eso sí, disfrutando al máximo de nuestras dos pasiones, la fotografía y la naturaleza.


Esperamos que el artículo os haya gustado y, a los interesados en la construcción de uno propio, os sirva de ayuda.

Si queréis ver más fotografías nuestras, visitad nuestra web chixvic.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

BEBEDERO DE REFLEJOS. HIDE LAS ZORRERAS (I)

ARAO COMÚN (URIA AALGE)